POR LA MEMORIA: DESAPARECIDOS DEVOTENSES

En el Día Nacional de la Memoria miramos el pasado, para entender y no repetir. Repasamos aquí la historia de nuestros desaparecidos: Ramón Gomez, Néstor Gallardo y María Ana Catalina Testa.

Llegar a desentrañar lo ocurrido en la década del 70 todavía hoy constituye una odisea. El silencio, hijo del miedo, extiende su manto sobre personas y lugares, haciendo difícil el camino a la verdad.

Aún así, paulatinamente, se puede reconstruir la historia reciente.

Si hablamos de desaparecidos, tres son los casos documentados de hijos de Devoto que cayeron en las manos del terrorismo de estado o de los militares a partir de 1976: María Ana Catalina Testa, José Néstor Gallardo y Ramón Gomez. Ellos aparecen en el testimonio de devotenses que compartieron la época y están asentados también en los registros de las investigadoras sanfrancisqueñas  Mirta Gallegos, María Depetris y Susana Crosetto, a las que agradecemos compartir su valiosa información con DEVOTO DIGITAL.

A estos tres casos se le suma uno más, sobre el que existe la certeza de la desaparición pero que, en cuanto a otros datos, está manchado por la incertidumbre: el de un joven de apellido Dominicci, del que no hemos logrado conseguir ni siquiera el nombre.

MARÍA ANA CATALINA TESTA

ana-catalina-testa

Se pudo reconstruir su historia a partir de los testimonios de sus compañeros de militancia; especialmente aportó datos un ex cura que vivía en San Francisco.

Nació en devoto el 6 de junio de 1942; el apellido paterno era Testa mientras que su mamá era Raviolo.

No se tiene registro de que haya asistido a la escuela primaria acá, si se sabe que a sus estudios de nivel medio los curso en el Instituto FASTA de San Francisco, un colegio de monjas.

Es que María Ana Catalina nació en el seno de una familia muy católica, rasgo que ella mantenía.

A finales de los 60 viajó a Córdoba para estudiar psicopedagogía y se enroló en las filas del Movimiento Universitario Cristo Obrero, de afinidad peronista, totalmente identificada con la doctrina social de la iglesia y las enseñanzas de  los curas de la teología de la liberación.

En Córdoba, ella y su esposo (Severino Alonso de La Pampa) trabajaban en las villas con lazos muy cercanos al Obispo Angelelli; también asistían y asesoraban al Sindicato de empleados del servicio doméstico, al de los carreros y al de los cartoneros, entre otros.

Tanto a Ana como a su marido los fueron a buscar a su casa en Barrio Iponá de Córdoba, el 8 de enero de 1976. En ese momento estaba de visita por razones de salud la mamá de Ana quien se quedó junto a los 3 hijos del matrimonio secuestrado, de 3 años,  5 años y  10 meses.

Esa misma noche, la Patota del Comando de los Libertadores de América (la triple A en Córdoba) secuestró a 18 militantes;  todos figuran como desaparecidos

En lo que respecta a María Ana Catalina Testa y su marido, nunca más aparecieron sus cuerpos aunque se sabe que pasaron por La Rivera y están nombrados y mencionados en la megacausa de La Perla que se está llevando adelante precisamente ahora en Córdoba.

 

JOSÉ NÉSTOR GALLARDO

jose-gallardo

Nació el 17 de mayo de 1953 y transitó su niñez por las calles de Devoto; era el menor de 3 hermanos y cursó el nivel primario en la Escuela Sarmiento. Después, al secundario lo siguió en la Escuela de Trabajo de San Francisco, en donde se recibió de tornero.

A los 18 años empezó a trabajar, en las fábricas Curró de San Francisco, primero  y Burasco de María Juana después. Mientras se desempeñaba en ese ámbito se afilió a la Unión Obrera Metalúrgica.

Cabe destacar que la formación política de “Pepe” comenzó en el 69, primero como  peronista y después en el Partido Revolucionario de los Trabajadores.

En e1972 se fue  a Córdoba, ya con una militancia muy comprometida que después lo llevó a Tucumán en donde habría estado detenido en el centro clandestino de Famaillá.

La última información que se tiene de José Gallardo es a través de una carta anónima que recibe la familia y en donde un supuesto compañero de militancia quien dice haber compartido la detención con él y en donde menciona que, a consecuencia de las torturas, estaba muy mal herido. La carta llegó el 2 de mayo de 1975.

Se supone, por los testimonios recogidos,  que unos días después de esa fecha sacaron a todos los detenidos de Famaillá y los matan en ese lugar, una de las versiones que se tiene es que inclusive dinamitaron el lugar, ahora se están rescatando restos fósiles y la familia está dispuesta a dar sangre para la identificación

Según testimoniaron quienes lo conocían, a Gallardo se lo apodaba “Pepe” o “Negro”, era una persona muy humilde, llena de sabiduría, inteligente, generoso y que –el mismo lo decía- tenía dos grandes defectos o vicios: ser revolucionario y fumar muchísimo.

Su cuerpo sigue sin aparecer.

RAMÓN ANTONIO GOMEZ

gomez

Nació el 4 de junio de 1947 en La Francia y aunque no se sabe a qué escuela primaria asistió si se tiene certeza de que cursó su nivel medio en el Instituto José María Paz.

Finalizado el secundario viajó a Córdoba para estudiar medicina; ya en Devoto había demostrado su vocación por la salud desempeñándose como enfermero.

En la capital provincial Ramón conoce y forma pareja con Marta con la que tuvo dos hijos, Rodrigo y Marcos. El matrimonio militaba en la Juventud Trabajadora Peronista.

A Ramón lo secuestran en su domicilio de barrio Villa Adela de Córdoba el 28 de agosto de 1976. Su mujer pudo haber sufrido la misma suerte pero una vecina le avisó que la casa estaba tomada por lo que pudo huir junto a sus hijos.

Con respecto al paradero de Ramón testigos dicen haberlo visto en la D2 y en la Casa Hidráulica. Lo cierto es que sus restos todavía no aparecieron.

Los familiares de Ramón siguen viviendo en Devoto.

MÁS MEMORIA: EL CASO DOMINICCI

Por testimonios de terceros, amigos de la época y compañeros de militancia se pudo determinar que, lamentablemente Devoto tiene un desaparecido más. Se trata de un joven de apellido Dominicci quien transitó su niñez y adolescencia en la loclaidad mientras su padre trabajaba en SANCOR. Su familia vivía sobre Bv. 25 de Mayo, frente a Diesel Novarese.

Él comenzó a trabajar en la planta de SANCOR en Córdoba y allí se sumó a las filas de un grupo de compañeros que iniciaron la lucha por los derechos del trabajador en esa fábrica. Primero lo hicieron informalmente y después conduciendo al gremio.

Aunque se sabe que Dominicci está desaparecido no hay mayores datos, por ahora, de su vida y destino.

nuncamashome