Emilio Scotto y una aventura asombrosa

Un gran impacto visual y emocional produjo en los asistentes la presentación de Emilio Scotto y su enorme historia aventurera, recorriendo el mundo en moto, a lo largo de 10 años.

La llegada de Scotto a Devoto se produjo por iniciativa de la Juventud Peronista con el apoyo del Moto Grupo Alma Viajera. La recaudación del evento era a total beneficio de la Escuela Especial Arturo Barbero Anexo Devoto y el Centro de Equinoterapia de la Agrupación Gaucha Sargento Cruz.

La propuesta incluyó una charla inicial en donde, con palabras e imágenes testimoniales increíbles Emilio presentó su aventura, esa que para el constituyó “un sueño transformado en realidad” y una “verdadera locura”.

De alguna manera, Scotto, quien estaba acompañado de su esposa y compañera Mónica, le ofreció a todos los presentes la posibilidad de hacer un viaje por el mundo viviendo increíbles aventuras, tanto graciosas como sumamente peligrosas.

Después, la cena peña sirvió para el balance y el comentario asombrado entre amigos de todo lo que habían visto y disfrutado.

Con respecto a su historia personal Scotto destacó que ya a los 8 años pensaba “voy a hacer un camino que pase por todos los lugares de la tierra donde hay personas”. El sueño quedó arraigado en él para siempre. Por eso “cuando me preguntaba que iba a ser cuando sea grande yo respondía VIAJERO y cuando me decían que eso no era una profesión, un oficio yo pensaba en Marco Polo, en Colon…¿qué eran ellos entonces? ellos eran viajeros. Pensaba en aventuras, en descubrimiento”.

Aún sin conocer mucho de la geografía mundial Emilio empezó a  vivir su sueño: “Saqué la licencia de conducir internacional y el pasaporte y salí con unas zapatillas Pampero y una camarita, que mi hermana me pidió que llevara. Yo ni siquiera era motociclista”. Sin embargo, la moto que compró se convirtió en su casa, “en mi alfombra de viaje para cumplir mu sueño”.

Hoy esa moto (llamada La Princesa Negra) con la que Emilio recorrió el mundo está en Las Vegas, en un Hotel Casino, en el estado de Nevada, a orillas del Río Colorado. En la misma exposición en que están el auto del Volver al Futuro  y una moto que usaron los Tres Chiflados.

También en esta historia estuvo presente el amor. Según cuenta Emilio: “Yo estaba de novio en aquel entonces, y siempre le decía yo voy a dar la vuelta al mundo… y ese día llegó y ella me dijo “Yo te espero”, yo pensaba que no, que hiciera su vida, que se case, que sea feliz..”.

El viaje duró 10 años, 2 meses y 19 días; desde el Obelisco y de vuelta al Obelisco; siempre sin parar. Incluyó 214 países, 28 territorios, 11 baterías, 9 cambios de asiento de la moto y 42500 litros de nafta.

La aventura tuvo repercusiones: “Al principio –cuenta Emilio-  cuando yo llegaba a territorios como Nicaragua, Costa Rica, era insólito ver llegar un Argentino en moto… era algo muy espectacular. Me invitaban a diarios, revistas y cuando me preguntaban donde paraban surgían los ofrecimientos de hospedajes, de comidas. El patrocinio más importante era encontrar un techo donde dormir”.

 

La aventura no siempre fue fácil: “estuvo 6 veces preso: 5 veces en África, una vez en EEUU. Una vez fui acusado de que haber querido matar al presidente, estuve preso durante 7 días, en Liberia (África), fue la única vez en todo el viaje que fui golpeado. Me pegaron para obtener mi confesión. Según el gobierno de Liberia yo trabajaba para Charles G. Taylor (era el opositor al presidente de ese entonces)”.

 

En cuanto al idioma: “cuando me di cuenta que no podía comunicarme con la gente, me desesperaba. Lo cierto es que no había tenido en cuenta un montón de cosas para este viaje. En la misma desesperación, aprendes a hablar, a comunicarte”.

“La historia es larga… con los años te suceden un montón de cosas… me hice corresponsal para medios europeos. La historia después se transformó, comencé a tener patrocinadores  oficiales, a aparecer en revistas de EEUU, después el mundo viajaba a través de mis historias. Escribí más de 700 artículos para  el mundo”.

En medio del viaje, el amor de Emilio se consolidó: “Estando en África, llevando 5 años de viaje, mi cabecita comenzó a pensar en ella, “Mónica” y me di cuenta que buscaba hacía adelante lo que había dejado atrás… en las cartas que recibía de mi madre, ella me decía que Mónica aún me estaba esperando”.

“En Egipto, el embajador Argentino me ayudó, le conté que estaba enamorado de una argentina que había dejado…. y la llamé por teléfono, ella me dijo que iba a seguir esperando y yo le pregunté si estaba dispuesta a venirse conmigo, a renunciar a todo y a todos por seguir mi loco sueño… Ella dijo que sí, bueno le dije ven para la India, le mande un pasaje. En aquel entonces yo cobraba por las notas que escribía… Cuando la vi bajar del avión, supe que era la mujer de mi vida. Nos casamos en la India y luego nos subimos a la moto y seguimos juntos”.

 

Hoy, después de haber vivido un tiempo en EEUU, Emilio y Mónica están instalados en Argentina en donde dictan conferencias sobre su viaje y tienen una agencia personalizada de viajes con la que llevan gente a recorrer el mundo, con ellos como guías.  Ayer, la impactante aventura de Emilio deslumbró en Devoto. ¡Felicitaciones!! ¡Gracias por la experiencia!!

 

charlascotto0 charlascotto1 charlascotto2 charlascotto3 charlascotto4 charlascotto5 charlascotto6 charlascotto7 charlascotto8 charlascotto9 charlascotto10

 

 

Bonusum bonusum.com betting sites offering trial bonuses deneme bonusu
Free Porn
Cialis
Cialis Fiyat