LA ODISEA DEL CAJERO

0

Desde hace casi dos semanas, conseguir dinero, en los cajeros de Devoto, se ha transformado casi en una odisea. El problema afecta, mayormente, a los usuarios del Banco de Córdoba, que deben realizar largas colas, a toda hora, sufriendo el frío y la incomodidad, en una espera que parece eterna y que, muchas veces, ni siquiera garantiza que puedan acceder al efectivo.

Si bien, la sensación de que el cajero del Banco Córdoba no alcanza a cubrir la demanda de los clientes de la entidad, es previa a la pandemia, la imposibilidad de retirar efectivo en caja, por razones de Protocolo ante el COVID, ha profundizado la crisis.

El único cajero disponible en el banco provincial sufre roturas repetidas, que limitan las posibilidades de los usuarios, para acceder al dinero de sus cajas sueldo. La fila de personas esperando poder cobrar, supera los 50 metros, y se repite a toda hora del día. Sólo no hay espera, cuando el cajero deja de funcionar. Y eso ya es moneda corriente.

A modo de ejemplo, se puede mencionar que, durante el fin de semana largo, la mayor del tiempo el cajero no entregaba dinero, lo que causó serios inconvenientes a los usuarios. Hay que tener en cuenta que no todos los negocios reciben la Tarjeta de Débito (aunque es obligatorio) y que algunos, si la aceptan, cobran un recargo (cosa que, en los papeles, no está permitida).

Inclusive, desde el lunes, las roturas se reiteran, en diferentes horarios del día, dejando a los clientes sin efectivo y con impotencia y malhumor.

QUÉ DICEN DESDE EL BANCO

Las autoridades de la Sucursal Devoto, parecen estar padeciendo el problema, con una ansiedad parecida a la de los usuarios. El cajero se encuentra en un estado obsoleto, con piezas y mecanismos que fallan reiteradamente, obligando a llamar al servicio técnico, más de una vez al día. El interior del equipo, revela su estado crítico, con algunos billetes trabados, otros rotos, y piezas con arreglos, sobre arreglos.

En teoría, el Banco de Córdoba autorizó la colocación, en la Sucursal Devoto, de un nuevo cajero, de tipo “inteligente”. Pero su instalación, que inicialmente aseguraban iba a ser en el mes de julio, ahora no tiene fecha concreta.

De acuerdo a lo averiguado por este medio, las autoridades del Banco de Córdoba, están al tanto de los problemas que el mal funcionamiento del cajero, genera a la población local. Saben de las largas colas, del hartazgo y de los reclamos. Pero, por el momento, la espera no parece tener fecha de caducidad.

LA SITUACIÓN EN EL BANCO MACRO

El cajero del Banco Macro pertenece a la Red Banelco y aunque su funcionamiento presenta alguna lentitud, al momento de entregar billetes de baja denominación, en general satisface las necesidades de sus usuarios.

Hay que destacar que los clientes de las Cajas Sueldo de la Red Link (Banco de Córdoba), pueden hacer extracciones en el Cajero del Banco Macro, sin que deban abonar ninguna tasa. Muchos lo saben, y están aprovechando esta posibilidad, para resolver su problema de acceso al efectivo, lo que a veces genera demoras mayores a las que eran habituales (por haber mayor número de usuarios).

LA SOLUCIÓN

Darle una solución al problema de la falta de acceso al efectivo por parte de miles de empleados de la localidad (y también de jubilados y pensionados), es una responsabilidad del Banco de Córdoba, ya que la mayoría de los afectados son usuarios de esta entidad y de su Red Link.

Si es verdad que hay un “cajero inteligente” autorizado para la sucursal, sería oportuno que su instalación se concrete con urgencia. El acceso al sueldo, es un derecho, que, de alguna manera, está siendo vulnerado.  Sin contar lo peligroso que resulta que cientos de personas estén obligadas, en plena temporada invernal y en tiempos de coronavirus, a esperar por horas, para poder acceder al efectivo que les pertenece y que necesitan para resolver sus compromisos económicos cotidianos.

Sería importante que el Banco, como entidad (no sus empleados), de una respuesta concreta a todos los que, con la cara larga, frustrados, se vuelven a su casa, dos o tres veces por día, después de fracasar en su intento, de sacar del cajero, el dinero que les pertenece, y necesitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *